Recomendado

El último mohicano

George Munro, comandante del Fuerte William-Henry, resiste el asedio del ejército francés. Estamos en la Norteamérica de las Trece Colonias durante la Guerra de los Siete Años. Día a día los británicos ven su posición amenazada. Entonces, el militar británico pide refuerzos a su superior, el general Webb. Este le envía soldados y a sus dos hijas, Alice y Cora, acompañadas por el Mayor Heyward.

El camino no es fácil. Los mejores para conducirse en esas tierras son los nativos americanos. Magua, un indio hurón, es el guía del convoy británico y guarda un profundo deseo de venganza contra Munro por un agravio del pasado. Su plan es desviar parte del convoy hacia una emboscada, donde les esperan indios fieles a él, aliados de los franceses.

James Fenimore Cooper fue un escritor norteamericano del siglo XIX. Se le recuerda como uno de sus primeros novelistas. Algunas de sus ficciones más populares son ambientadas en el periodo colonial o revolucionario de las Trece Colonias. Por su tono de aventuras, sus novelas se adaptan para niños y adolescentes que se inician en el hábito de leer. Se sabe que el escritor francés Honoré de Balzac era admirador de su obra literaria.

Esta novela tiene dos lecturas posibles. En base a ellas se han creado dos traducciones, o mejor dicho dos versiones. Primero, las más populares y más extendidas, son las que enfatizan el aspecto de El último mohicano como una novela de aventuras; ya que se acomoda a un público infantil o juvenil ofreciendo emociones entre capítulo y capítulo. Lamentablemente, en estas ediciones se pierde mucho del verdadero significado de la novela. En términos populares, es una versión “libre de cafeína”: los franceses y sus aliados nativos americanos son los malos; los británicos y los colonos norteamericanos son los buenos. Aparte de que la guerra afecta a los personajes en una cuestión de vida o muerte y hay pasiones personales en juego.

La segunda alternativa consiste en una verdadera traducción de El último mohicano. En palabras de Doris Sommer, se trata de una ficción fundacional. Según ella, Cooper planteó una trama en la que los personajes representan a los grupos humanos que componían la sociedad norteamericana colonial. Las relaciones entre los grupos raciales se simbolizan en la interacción de estos personajes, que se ubican en la trama de la novela. Al mismo tiempo, equivalen al papel de una raza en la conformación de los Estados Unidos de América, en la realidad.

La novela cumple un rol ideológico sin caer en lo aburrido y tedioso. En la trama hay luchas, no solo porque el marco histórico es una guerra. Es a partir de esas disputas y romances, nacidas del contacto entre esos personajes, que se va definiendo la identidad del país. Los personajes corresponden a la ideología de Cooper, como también a la ideología de la élite política de los Estados Unidos de América.

La influencia de Cooper estuvo presente en otros países del continente americano. Los escritores de las nuevas naciones latinoamericanas encontraron en Cooper un ejemplo. Facundo o civilización y barbarie en las pampas argentinas, obra del escritor argentino Domingo Faustino Sarmiento, es un claro ejemplo de lo mencionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.