Recomendado

Don Quijote de la Mancha

Un hidalgo cincuentón, aficionado a la lectura de novelas de caballería, se vuelve loco de tanto leer y dormir poco. Entonces, decide vestir una armadura oxidada y salir por los caminos de España, montado en su caballo Rocinante. Más tarde le acompañará Sancho Panza, como escudero, para hacer realidad la justicia que cree que el mundo necesita. Don Quijote, asumiéndose que es un caballero andante, la considera su misión en la vida. Esto es, a grandes rasgos, una descripción de la mejor novela de la literatura española.

Miguel de Cervantes Saavedra es el autor de Don Quijote de la Mancha. Es conocido como el escritor más importante de la literatura de lengua española. Durante su vida, hizo muchos esfuerzos por destacar en diversos campos literarios, como la poesía, el teatro y la narrativa. Sin embargo, fue en esta última donde demostró su mayor talento. Entre sus obras más destacadas aparecen, aparte de el Quijote, las Novelas Ejemplares y Los trabajos de Persiles y Segismunda.

Cuando Cervantes escribió Don Quijote de la Mancha se sintió motivado a realizar una sátira contra los libros de caballería. La lectura de estos libros era popular en los tiempos del autor. Para este, tal literatura era perniciosa y no llevaba a fines educadores. Además, le disgustaba la falta de verosimilitud de las historias caballerescas, y lo que tenían los lectores en manos eran libros llenos de sandeces.

¿Cómo se podía combatir a un mal tan proliferado como los libros de caballería y triunfar? El camino que escogió Cervantes fue la sátira, es decir, corregir las costumbres a través de la risa. Y en verdad que la novela lo consigue. La única “fiera y desigual batalla” que don Quijote pudo ganar fue contra los libros de caballería. En su tiempo esa tarea equivalía a enfrentarse a molinos de viento y ser el vencedor. Desde la aparición de Don Quijote de la Mancha, las novelas de caballerías empiezan a menguar, hasta desaparecer; hoy son algo extrañas para nosotros. Tanto así que si queremos referencias de tales novelas la más inmediata es Don Quijote de la Mancha, irónicamente una novela que las satiriza.

Quien lea por primera vez este libro tendrá grandes carcajadas. Las locuras de don Quijote y las tonterías de Sancho, y aventuras que en verdad son desventuras, son un deleite.  A esta novela si le das la oportunidad de hacerte reír, en verdad que sí lo consigue.

El público lector cuenta con dos opciones. Una de ellas es la publicada en el año 2004 por motivo del cuarto centenario de la aparición de la Primera Parte de la novela. La segunda es la reeditada en el año 2015, con miras a la celebración del cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. La diferencia entre ambas ediciones es mínima: la segunda cuenta con un estudio crítico más.

Convienen las ediciones de la Real Academia Española, por sobre las demás, porque son aptas para todo público. El libro es de tono humorístico y la lengua de Cervantes ya no es la de nosotros. Esta edición, a través de sus notas de pie de página, nos acerca a la lengua del tiempo de Cervantes y la sátira del autor. Hay otras ediciones que carecen de lo que menciono. Así, dejan desorientado al lector, que se pierde mucho de la gran riqueza del clásico español y su magnífico humor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.