Recomendado

Divina Comedia

Dante Alighieri, en calidad de personaje, se encuentra perdido y temeroso en una selva agreste y oscura. Pronto, el espíritu del poeta Virgilio —el más importante de la lengua latina— se acerca para rescatarlo y guiarlo. Así, se inicia un viaje a través del mundo extraterrenal de la cosmovisión cristiana.

Anteriormente escribí una breve reseña biográfica sobre Dante Alighieri, en este mismo blog. Si quieres conocer un poco más sobre este autor, puedes visitar el siguiente enlace.

La Divina Comedia es una de las obras más importantes de la literatura italiana y, por extensión, de la literatura universal. Dante propone una comprensión del mundo extraterrenal en base a la filosofía y teología medieval, las ciencias, la mitología y, además, sus convicciones personales. Ese viaje a través del infierno, purgatorio y paraíso, se constituye en una epopeya cristiana que ha trascendido su tiempo. Una vez más, es la muestra de ese intento humano de intentar comprender lo que está en el más allá.

Dante tituló a su poema narrativo como Comedia. Su propósito se sostenía en los preceptos literarios de la antigüedad clásica: si la historia manifiesta alegría y tiene un final feliz, es una comedia. La palabra “divina” fue una añadidura de Giovanni Boccaccio, autor de Decamerón. Esto surgió a raíz de realizar una exégesis de la obra maestra de Dante y la escritura de un tratado al respecto. A partir del Renacimiento, el magistral poema de Dante se publica con ese título. Sin embargo, desde la segunda mitad del siglo XX, existe un propósito en Italia de eliminar el adjetivo “comedia” del título; el objetivo es retribuirle el sentido original que le dio su autor.

Los personajes principales son Dante, que simboliza la humanidad y la posibilidad siempre latente de cometer pecados; Beatriz, que representa a la Fe; Virgilio, por su parte, encarna a la razón. En este poema narrativo, los personajes que se suceden en cada espacio están determinados por un tipo de pecado o virtud. Por eso mismo, son merecedores de un castigo o premio; al mismo tiempo, es una manera de representarlos ante la Humanidad, precisamente con el rasgo que más los ha destacado en la vida terrenal.

En cuanto al castigo impuesto en el infierno nos encontramos con una imposición particular. Si en la vida gustaban mucho de la comida, pues ahora están condenados a comer fango. En otras ocasiones el castigo es simbólico: los lujuriosos sufren el impulso de un fuerte viento de una manera desagradable. En el caso del Purgatorio se presenta algo parecido, pero aquí el objetivo es purificar el alma. Por ejemplo, los soberbios deben arrastrarse por el suelo cargando cosas pesadas.

El Paraíso es completamente diferente. En este lugar aparecen las almas de santos, en distintos órdenes y jerarquías, y también abundan los conceptos de filosofía y teología. Otro lugar especial lo merecen los mártires de la fe católica. En resumen, es un lugar para aquellos que en vida se comportaron de acuerdo a las exigencias de la religión.

Estamos ante un libro complejo, difícil de entender para un lector de contemporáneo. El lenguaje poético de Dante hace referencia a cosas de otros tiempos. Entonces, se hace indispensable que la edición cuente con un extenso aparato de notas a pie de página para una mejor comprensión. Otro detalle importante es que la edición no sea en prosa, ya que la Divina Comedia se escribió en verso; de lo contrario estaríamos ante un poema épico convertido en una novela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.