Recomendado

Cartas a un joven novelista

En una ficticia situación, Mario Vargas Llosa debe responder a un joven aspirante a novelista una carta sobre el arte de escribir novelas. De esa manera, el aprendiz podrá emprender el camino de ser escritor y plasmar en el papel las historias que tanto anhela narrar. Entonces, el autor escribe una serie de cartas en la que expone sus ideas sobre el tema.

Ganador del Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa es uno de los más importantes escritores de habla hispana de nuestros días. Sus obras son conocidas más allá de su país de nacimiento (Perú). Entre sus más importantes novelas podemos mencionar La ciudad y los perros, Conversación en La Catedral, La guerra del fin del mundo, La casa verde. Además, incursionó en la crítica literaria, con trabajos como García Márquez: historia de un deicidio, La orgía perpetua: Flaubert y Madame Bovary, entre otros.

El autor recuerda las lecturas que dejaron huella en su espíritu de escritor, que le sirvieron para forjarse como tal. Vargas Llosa menciona clásicos de la literatura universal; otras obras que tuvieron un impacto regional (en Europa, Estados Unidos o Latinoamérica); hasta algunas obras que son de menor recordación. El autor afirma que Cartas a un joven novelista es más una expresión de lo que le gustó de la literatura.

A pesar de ser un testimonio de esas lecturas de formación literaria, eso queda atrás y da lugar a un manual en el que los aspirantes a novelistas encuentran pautas, consejos y recomendaciones para el trabajo de escribir una novela. Como advertencia vale decir que esta lectura no es el camino definitivo para ser un escritor de novelas; tampoco el camino para ser un escritor de bestsellers y ser una celebridad literaria.

Cartas a un joven novelista reúne de manera didáctica las ideas que Vargas Llosa defiende sobre el arte de escribir una novela. Como señalaba líneas arriba, el autor apela a ciertas lecturas. Estas sirven como ejemplos de sus propios conceptos: mostrar al lector el uso de esas herramientas narrativas, conceptos que aparecerían en un tono más solemne en libros académicos. La claridad de lenguaje es buenísima. En esta labor, Vargas Llosa demuestra eso que solo logran los que son buenos en una materia: explicar a otros los secretos de su quehacer con una manera que alcanza el entendimiento de cualquiera.

La sucesión de epístolas va desde la narración de su experiencia personal, como aprendiz de escritor, y sus inquietudes sobre la creación literaria, que nadie podía responder. El libro, además, se ocupa sobre cómo nace la vocación literaria. Luego, trata temas vinculados a la concepción de la novela en tanto una historia ficticia. Finalmente, hay espacio para las técnicas narrativas más importantes y manifiestas en diversos trabajos narrativos. Vargas Llosa considera a estos últimos ejemplos acertados de las ideas que pretende transmitir.

Definitivamente, es un libro recomendable para quienes se interesen en ejercer el oficio de novelista. No basta con solo leer Cartas a un joven novelista. Quizás haya que leer algunos trabajos que Vargas Llosa menciona como ejemplos didácticos. Sin duda, resultarán convenientes para profundizar determinados temas, asimilarlos, y ponerlos en práctica en la escritura creativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.